Planea rector expulsarme de la UNAM: López Betancourt

Por Raúl Macías

El abogado y ex titular del Tribunal Universitario, Eduardo López Betancourt denunció que se cumplió un mes de que el rector de la UNAM Enrique Graue, incurrió en desacató al no reinstalarlo en el cargo.

Acusó que, junto con el director de la Facultad de Derecho, Raúl Contreras, orquestan una campaña de odio en su contra para expulsarlo de la máxima casa de estudios.

“Violaron el debido proceso, ignoraron la presunción de inocencia y me sentenciaron sin ser juzgado”, denuncia el doctor en derecho.

A un mes de que un juez federal ordenara a la UNAM -el 25 de marzo- restituir los derechos de Eduardo López Betancourt, el catedrático sigue siendo pisoteado, violentado y ahora el Rector Enrique Graue busca expulsarlo de la máxima casa de estudios. 

Se trata, denunció el académico, de una campaña de odio orquestada en mi contra por el rector Enrique Graue, cuyo operador “es el director de la Facultad de Derecho, Raúl Contreras Bustamante, quien ha violado todos los preceptos legales para no restituir mis derechos”.

Desde el 25 de marzo pasado la justicia federal ordenó a la UNAM reinstalar a López Betancourt como presidente del Tribunal Universitario, decano del Consejo Técnico de la Facultad de Derecho y en todas sus actividades académicas.

Pero en lugar de acatar la instrucción, como dijo la UNAM que lo haría en un comunicado, “Raúl Contreras ha desplegado todo tipo de artimañas legaloides para seguir pisoteando mis derechos”, aseguró.  

Ahora, “con otra burda maniobra ilegal, inventando que quise intimidar a mis colegas profesores que me sustituyen frente a grupo, Contreras ‘instrumentó’, así lo dice textualmente su documento, un acta de hechos para expulsarme de la UNAM”.   

Lo que busca Contreras, violador sistemático de la ley -acusa Betancourt- es “tratar de sostener la ilegal decisión que tomó de separarme de mis actividades académicas”.

Y explica: “Por esa violación a mis garantías fundamentales, un juez dictó la medida cautelar, a fin de que las autoridades universitarias se abstengan de resolver ningún procedimiento administrativo laboral iniciado en mi contra”.

Pero como al rector y al director de la Facultad de Derecho “les urgía colocar a un incondicional títere en la presidencia del Tribunal Universitario, violaron mis derechos”, explica. 

Esto es, “violaron el debido proceso, desecharon el principio de presunción de inocencia, me sentenciaron sin haber sido juzgado y ahora inventan hechos y utilizan al propio Tribunal Universitario para expulsarme de la casa a la que le he servido fielmente por más de 55 años”.    

“El colmo de su perversión -denuncia Betancourt- es que ahora el usurpador Everardo Moreno, a quien Contreras impuso ilegalmente en la presidencia del Tribunal Universitario, le exigen ‘instrumentar’ la artimaña para expulsarme de la UNAM”.

Y añade: “Es una verdadera aberración que, en la Facultad de Derecho, donde por excelencia debe prevalecer la verdad jurídica, la justicia, el respeto a los derechos humanos y la equidad, se violenten de manera flagrante las garantías individuales”, lamenta López Betancourt. 

“Muy triste, expresa, que mi querida Facultad pase a ser una escuela del crimen, dirigida por un grupo de delincuentes, transgresores de la ley, que solo persiguen intereses personales y fines políticos”.

Donde “deberían honrar el derecho, violan la ley y denigran a sus profesores”, interpreta Betancourt.

Pero “no soy el único caso, algunos profesores de la Facultad de Ciencias, con los que ya hice contacto, vamos a dar la batalla para tratar de que la UNAM vuelva a sea una institución que privilegie la academia y no un botín de saqueadores que la utilicen en su beneficio”, advirtió el académico. 

Anunció que “en los próximos días convocará a conferencia de prensa, para hacer del conocimiento de la Comunidad Universitarios hechos graves vinculados a las máximas autoridades de la UNAM.