Guerra sucia en campañas por conservar o buscar un “hueso”

Las campañas intermedias en México dieron inicio el pasado 4 de abril, pero desde meses antes comenzaron las descalificaciones y acusaciones en contra de quienes buscan conservar el “hueso” y los que lo pelean por primera vez, y esto ha provocado más división entre el electorado, pero no por las propuestas, sino por la forma en que los políticos manejan a la gente.

Es decir, los de Morena atacan a los candidatos de la coalición conformada por el PAN, PRD y PRI, porque los acusan de haber contribuido a dañar al país desde gobiernos anteriores, pero en defensa, los señalados les recuerdan, que la mayoría de los aspirantes a un puesto de elección popular del partido en el poder, está conformado por expriístas, expanistas y experredistas, todo cierto.

Y esto comenzó a salir de Palacio Nacional, donde el presidente Andrés Manuel López Obrador, ha llevado la separación de los mexicanos con ataques a anteriores administraciones del PRI y PAN, y dice el viejo refrán: “divide y vencerás” y así se está trabajando en estas campañas, porque existe el temor de Morena, y es claro, de que si pierden la Cámara de Diputados, entonces AMLO pierde poder para manejar las leyes a su antojo.

Son las redes sociales el mejor sitio, donde se puede trabajar para ganar adeptos, y esto lo tiene presente la coalición del PAN, PRD y PRI, porque ahí ya han incrustado videos donde cuestionan la forma en que se está trabajando para proteger a los mexicanos del Covid-19, más ahora, que se han hecho públicos unos videos donde, a adultos mayores, se les ha inyectado aire o solamente le meten la aguja y la retiran, haciéndoles creer, que ya fueron vacunados.    

Pero también llama la atención, que en la CDMX, los candidatos se han metido a esa encarnizada pelea por el poder, esto sin que se preocupen por los citadinos, como fue el que las alcaldías que no son de Morena, en la aplicación de la vacuna anticovid, se les tomara en cuenta hasta después de que las gobernadas por los morenistas lo hicieran primero, y de este modo quedar “bien” con la población.

Quien se acusó no tuvo “jefa”, fue el alcalde de Miguel Hidalgo, Víctor Hugo Romo Guerra, porque los panistas en el Congreso de la Ciudad de México dieron a conocer un panfleto en donde invitaba a la gente a vacunarse y que era cortesía de él, cuando más bien se trataba de una labor obligatoria del gobierno federal, y ahora busca que el panista Mauricio Tabe Echartea no recupere la demarcación para la coalición PAN, PRD, PRI.

Conforme avancen las campañas, saldrán a la luz muchas irregularidades de las administraciones gobernadas por morenistas, ello, porque quienes quedaron fuera de las candidaturas, se sienten traicionados por su partido, que decidieron poner a un expriistas, o expanista o experredistas recién arribados al partido: la pelea sigue y habrá mucha tela de para cortar.