Desde la óptica del gobierno, la lucha de las mujeres se ciñe a modificaciones de forma, no de fondo: GPPRI

Por Raúl Macías

Es motivo de celebración que 86 leyes mexicanas se armonicen con el principio de paridad de género, pero también debe ser motivo de reflexión,  porque la “Legislatura de la Paridad” no ha detenido la violencia institucional contra las mujeres,  ha tolerado que muchas conquistas históricas se pierdan, peor aún, pase por alto, que el Presidente de la República, criminalice las movilizaciones de las mujeres y  desmantele las instituciones responsables de protegerlas, expuso la diputada federal del PRI, Hortensia Noroña Quezada.

Al fundamentar el voto de Grupo Parlamentario del PRI a favor de las reformas que homologan leyes sobre la paridad de género, expuso que éstas, fueron producto del consenso y la pluralidad y su objetivo es garantizar en todas las dependencias la inclusión de las mujeres en sus espacios de discusión y toma de decisiones; reducir las barreras estructurales que impiden su acceso a la vida política y pública, y especialmente a ocupar cargos en funciones decisorias.

La legisladora dijo: las reformas son, sin duda, un avance y traerá beneficios; sin embargo, preocupa que la lucha de las mujeres desde la óptica del Gobierno se ciña a modificaciones de forma, pero no de fondo, que para el Presidente de la República la violencia contra las mujeres no exista, que su lucha en las calles se criminalice y que solo les dé valor cuando vayan a emitir su voto.

Lamentó la burla, simulación y engaño del titular del Ejecutivo Federal, quien calificó como mentira que se hubiera incrementado la violencia de género en nuestro país; que el 90 por ciento de las llamadas de auxilio al 911 eran falsas, y que en vez de violencia lo que se manifestaba era un agradecimiento de la población por el reencuentro familiar durante el confinamiento, recordó la diputada priista.

“Hoy, lo acepten o no, el primer enemigo institucional de las niñas, adolescentes y mujeres de este país, despacha desde el escritorio del Presidente”, sentenció.

Las cifras no mienten, el país se incendia con la inseguridad; de acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, se han abierto más de 20 mil 200 carpetas de investigaciones por violencia, cifra que, sin actualizaciones, es ya la más alta desde el 2015, indicó Noroña Quezada.

“Lo mismo se incrementaron las llamadas al 911 por violencia en más del 20 por ciento, por acoso sexual en más del 50 por ciento, y en homicidios dolosos en contra de mujeres, en más del 15 por ciento”.

Hortensia Noroña reseñó más pérdidas para las mujeres: al inicio del sexenio, cerraron 7 de cada 10 guarderías que, funcionaban como espacios intocables de apoyo a las madres jefas de familia; cerraron refugios para mujeres y sus familias víctimas de la violencia y se dejó en el desamparo y la inactividad en temas sustantivos, al Instituto Nacional de las Mujeres; esta población vulnerable inició el año con dos mil millones de pesos menos en su presupuesto.

La legisladora por el estado de Jalisco insistió: hoy vamos a celebrar, pero también a reflexionar, porque la voz de las mujeres que hoy desoye el Presidente de la República al exigir justicia, paz y libertad, se tendrá que atender tarde o temprano, porque el daño está hecho.

Se decidió que “no habría apoyos en esta pandemia para nadie. En otras palabras, que muera quien tenga que morir y que quiebren las empresas que tengan que quebrar, por lo que de los 15 millones de desempleados que él generó, más de 9 millones, son mujeres”. El Grupo Parlamentario del PRI votó a favor del dictamen, pero, “seguirá levantando la voz hasta recobrar las conquistas perdidas y regresar al camino de retos posibles en el que hasta hace dos años nos encontrábamos. Por ello, la solicitud al Ejecutivo Federal fue “ayúdenos a que no nos sigan matando, ya nos faltan 44 mil y contando”.