Agarran dormidos a Moreno Rivera y camarilla en V. Carranza

*Rocío y seguidores entran como Pedro por su casa

*En caminata demuestran fuerza en zona del “Nenuco”

Por más de 5 kilómetros, los presidentes del PRD en la Ciudad de México, Nora Arias Contreras y del PAN, Andrés Atayde caminaron las calles de la alcaldía Venustiano Carranza, donde apoyaron a la candidata de la coalición -también postulada por el PRI- Rocío Barrera.

Lo que llamó la atención, fue el nutrido contingente portando las banderas del PRD, PAN y PRI que partió de la Colonia Aquiles Serdán, la zona de mayor influencia del clan Moreno Rivera, pues es el lugar de donde salieron para apoderarse del control de la demarcación por más de 15 años.

El dicho popular, dice: “para que la cuña apriete ha de ser del mismo palo”. Y eso sucedió en esta movilización político electoral, con la candidata Rocío Barrera, quien apenas hace unas semanas, militaba en las filas del Morena como diputada federal.

Al no ser tomada en cuenta por la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum como candidata a la demarcación, optó por la alianza de los partidos que han gobernado el país y la Ciudad de México. Correspondió al PRD lanzarla como su candidata con el respaldo de Acción Nacional y el Revolucionario Institucional.

Por su parte, Julio César Moreno dejó las filas perredistas y se unió a Morena, con el argumento de que había sido marginado. Lo cierto es que en el corto plazo ha de estar más que arrepentido, toda vez que Sheinbaum sólo le cumplió a medias con la postulación de Evelyn Parra como candidata a alcaldesa, pero con un pasado gris como diputada en el Primer Congreso de la capital del país.

La mayor decepción de Moreno Rivera sucedió cuando su nuevo partido hizo pública la lista de candidatos a diputados federales plurinominales y que lo ubicó en el distante número nueve. Para los que saben, difícilmente alcanzará una curul en el recinto de San Lázaro. Cosa muy distinta habría sucedido si no hubiera renunciado al partido que le dio todo.

En ese contexto, Julio César se metió de lleno a apoyar la campaña de su muchacha Evelyn sabedor de sus debilidades y proclive con facilidad a ser manipulada. No es difícil corroborar esto, puesto que aparece con ella en todos los carteles con que ha tapizado la demarcación.

Con seguridad que este domingo Moreno no la pasó nada bien. El contingente de apoyo a Barrera, inició una caminada ondeando las banderas de las tres fuerzas políticas. Los gritos de “fuera Morena”, retumbaron en los balcones y en establecimientos diversos.

Es evidente que la marcha proselitista fue monitoreada por personal de la alcaldía a cargo de José Manuel Ballesteros, otro incondicional de Julio César. Sin embargo, la sorpresa mayor fue que los militantes, simpatizantes, dirigentes y candidatos -contados en 15 mil según tuiteó la candidata a diputada federal, la priista Cynthia López Castro-, tomaron la plaza de la sede de la alcaldía para realizar su mitin.

Todos los candidatos pronunciaron discursos con la seguridad de alcanzar el triunfo, antecedidos de los presidentes Nora Arias y Andrés Atayde, así como de la secretaria general del PRI en la Ciudad de México, Tania Larios. Concluido el evento, la reflexión es que sólo faltó que quienes han controlado la demarcación le abrieran las puertas a los integrantes de la alianza y los invitaran a tomar posesión. Está visto que los tomaron por sorpresa, para no decir que dormidos.