Bienvenidos

A 29 años del terremoto: la herida duele

Por Raúl Macías García

Era una fría mañana del 19 de septiembre de 1985; de eso hace 29 años, pero la gente no olvida las 07:19 horas. Esa fecha dejó marcadas a millones de personas; unos siguen llorando la ausencia de quienes se les adelantaron, de quienes quedaron bajo toneladas de cemento y varillas, de quienes no pudieron despedirse, de quienes a pesar del tiempo siguen vivos dentro de sus corazones.

Dentro de las viviendas o en las calles la gente fue sorprendida por un movimiento telúrico con una magnitud de 8.3. La tierra se movía y era buscado un lugar donde resguardarse para salvar sus vidas. Algunos lo lograron, pero unos miles no, muchos de ellos fueron sorprendidos en su cama, quizá durmiendo y se quedaron en el sueño eterno, y así se convirtieron en la ausencia que duele.

Pasaban los segundos que parecían eternos; “sentimos que jamás iba a terminar”. Los edificios se caían y el movimiento de la tierra no paraba. Era un vaivén de muebles y un fuerte crujir de estructuras. Se escuchaban los rezos, gritos de quienes se hincaban y pedían a Dios que detuviera ese terremoto, que pasara ya, porque el miedo se apoderó de millones de ciudadanos.

Poco a poco se fue deteniendo el movimiento, pero cientos de débiles bardas de casas y edificios se vinieron abajo. Los gritos y lágrimas seguían, pero ya muchos eran escuchados bajo toneladas de estructuras. Fue que se dio paso a la solidaridad de los mexicanos y con las manos, o apoyados por algunas palas y fierros comenzaron a escarbar entre los escombros para iniciar el rescate de personas que se encontraban aún con vida.

No todo era como se esperaba, en lo que era una ciudad ya semi destruida comenzó el trance y la reflexión de que la vida pende de un hilo. En los hospitales se llevaban a cabo labores titánicas para salvar la vida de pacientes; pero la muerte les agarró en un nosocomio, a algunas mujeres dando a luz, y fue ahí, donde se dio la historia de quienes a la postres son “Los Niños Milagro”.

La solidaridad y el corazón de la gente dio sus frutos; fueron cientos de personas a las que se logró rescatar, y se seguía el sueño de salvar a quienes estuvieran con vida bajo los escombros, pero al día siguiente la naturaleza dejó sentir de nueva cuenta su fuerza al sacudir la ciudad de México con un temblor de 7.6 grados en la escala de Richter, que fue devastador como el anterior.

 

Hoy que se cumplen 29 años, miles de personas sienten la tristeza de la tragedia vivida; y no queda más que hablarle a la niñez y quienes nacieron después de 1985 sobre lo que puso de rodillas a una ciudad, pero no a su pueblo, porque nunca se dieron por vencidos y surgió la leyenda que a la postre sigue hablando de la hermandad que existe: “México sigue en pie”.

Última modificaciónViernes, 19 Septiembre 2014 01:04
Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses

25°C

Ciudad de México

Smoke

Humedad: 54%

Viento: 6.44 km/h

  • 24 Mar 2016 24°C 12°C
  • 25 Mar 2016 27°C 12°C